Siguenos

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Batalla de Pavía


Preludio.
En el siglo XVI el emperador Carlos V había recibido una gran herencia territorial y la monarquía francesa se veía abrumada y rodeada: Por el Norte, los Países Bajos, por el Oeste, el Franco-Condado, por el suroeste, el Milanesado, y por el Sur, la propia España. Para intentar salir de este cerco, el monarca francés Francisco I llevó a cabo una serie de campañas contra la monarquía hispánica, de todas estas campañas, ninguna tendría éxito. Esta batalla se dio durante la guerra franco-italiana, originada por la ambición de Francia por ocupar las posesiones italianas de España.
Batalla.
Francisco I había saqueado Milán y había arrasado varias plazas fuertes, contaba con un ejército de 30 000 hombres y una poderosa artillería. Antonio de Leyva, el comandante español, decide atrincherarse en Pavía con 6 300 hombres y poca artillería, mientras espera ansioso la llegada de refuerzos. Era el 25 de Octubre de 1524. Los defensores de Pavía aguantaron con ahinco las enfermedades y las penurias, y tuvieron que recurrir a numerosos métodos (como que los arcabuceros españoles no recibieran paga) para pagar a los mercenarios. Finalmente llegaron los refuerzos imperiales a Pavía, compuestos por 13.000 infantes alemanes, 6.000 españoles y 3.000 italianos con 2.300 jinetes y 17 cañones los cuales comenzaron a abrir fuego el 24 de febrero de 1525. Los franceses decidieron resguardarse y esperar, sabedores de la mala situación económica de los imperiales y de que pronto los sitiados serían víctimas del hambre. Sin embargo atacaron varias veces con la artillería a los muros de Pavía. Las tropas españolas no se rindieron y tras una arenga de Leyva comprendieron la gran cantidad de recursos que había en el campamento francés y la necesidad de no rendirse. Los piqueros españoles abrieron brechas en las filas francesas, mientras los arcabuceros tumbaban y masacraban a la caballería francesa, que no tenía posibilidad de defenderse con nada... Para anular la artillería imperial, los franceses sacrificaron su retaguardia. Después, el monarca francés decidió atacar con toda la caballería. Leyva sacó a sus hombres de la ciudad para apoyar a las tropas que habían venido en su ayuda y que se estaban batiendo con los franceses, de forma que los franceses se vieron atrapados entre dos fuegos que no pudieron superar. Los bajas francesas ascendieron a 15 000 hombres, las españolas, únicamente a 500. Francisco I fue capturado por casualidad, con su escolta personal, fue llevado a España y hecho preso. La batalla de Pavía dio a conocer la increíble potencia de los tercios españoles, que mandarían en los campos de batalla europeos durante mas de un siglo, hasta su derrota en Rocroi (1641).
 Francisco I, rey de Francia